domingo, 12 de abril de 2009

Elementos de derrubio



En ocasiones busco en mis viejos cuadernos cosas que me puedan servir, reutilizables, como quien entra en un desván esperando encontrar tesoros olvidados.
Y suele ocurrir que cuando se entra en un cuarto de trastos viejos el tiempo se detiene y se nos hace de noche sin darnos cuenta, sorprendidos, mirando objetos raros que nos transportan a tiempos remotos.
Mis viejos cuadernos son edificios derribados, baúles polvorientos, vertederos de palabras huecas, conocidas, sobadas, cementerios secos.
Ésa ya no soy yo.
Y no sé si sonreir.
Las palabras que busco no están en el repertorio de ayer. Hoy me toma mucho tiempo encontrarlas, porque las visualizo en un paisaje complejo, quizá más amplio, y sé que existe un nombre pero no siempre el nombre viene a mi mente a la primera, a veces tengo que leer mucho para que aparezca.
Mi escritura se ha hecho muy lenta, destilada al ritmo de un pensamiento más articulado, detenido, que necesita un soporte sólido, que no siempre encuentro.
Por eso escribo poco.



10 comentarios:

  1. Querida Luz, tus escritos son hermosos, llenos de poesía y calidez. A veces las musas se esconden un ratito y parece que nos han abandonado, pero siguen alli, lo hacen solo para hacernos renegar.
    Si no están en los cuadernos, seguí buscándolas porque deben estar muy cerca :)
    Feliz domingo de pascua querida Luz, es siempre un alegrón pasar por aqui a visitarte.

    ResponderEliminar
  2. jajaja Es curioso. Ayer estuve en la web donde empecé a mostrar mis cosillas y ocurrió eso que cuentas. No me reconocí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Luz
    Con el tiempo nos volvemos un poco más conscientes de nuestro caminar. Y entonces, esa prisa que acontece en los comienzos de la vida, empieza a flaquear, y nos volvemos diferentes.
    Pero, si miras debajo del folio aquél que ya está marchito, tal vez encuentres un trocito de lo que portas hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un poeta me dijo que tenía un estado febril escribiendo pero que un día se iría, que se volverían mis versos locos de olvido. El caso es que no le creí y no volví a preguntar nunca si las ganas de escribir se van. Lo que sí sé es que lo que aparece y se esfuma es la vida que quieres contar. Quizás lo que debamos de aprender es a mirar para luego escribir.
    Lo que tú escribes me gusta. Mucho, no importa lo que tardes.

    ResponderEliminar
  5. Quizá el ritmo desciende cuando ya has estallado como un volcán en tus escritos. Primero te desbordas, inagotable, y luego queda lo más denso que sale poco a poco y con esfuerzo.
    O quizá tendrás que encontrar algo que te recuerde de esa vitalidad y esas ganas de comerse la vida

    ResponderEliminar
  6. Pues no sé muy bien cómo contestaros, porque lo que hallo más bien son respuestas que me hacen reflexionar más. Romperá seguramente y tendré que taparme la boca, porque en miles de ocasiones soy excesiva.
    Lo que me extraña es esta parquedad de ahora, que no sé si tiene mucho que ver con las musas.

    ResponderEliminar
  7. jajaja, No te preocupes,yo me siento igual ¿ a dónde se fueron las palabras? ¿Dónde se escondieron si en el ayer no estaban?
    ¿A dónde se mudaron sublimando los tecleos de otro más afortunado?
    Pues yo ...¿sabes lo que hago?
    Las convoco a todas a mi hoguera.
    Las someto a las leyes del reino del sueño, entonces, una vez en mi reino abro los libros y ellas vuelan inquietas, revolotean ansiosas yo tomo en mi mano un caza mariposas y de sus alas, las palabras me ceden el brillo del polvo fugaz de una estrella.

    ResponderEliminar
  8. Pues lo poco dices que escribes lo haces muy bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola luz en esto de la escritura como en todas las cosas de la vida se va por rachas, yo tengo muchisimo escrito, puesto que escribo desde que tengo razon de ser, y pasa que cuando vuelves la vista atras y desempolvas te ves extraña, tu ya no eres aquella que empezo escribiendo aquello, ya no son tus palabras, has evolucionado, no te reconoces en tus escritos, yo muy pocos salvaria de la quema, y en ellos si me reconozco y si que veo el dolor que lo imprimio y que me llevo a retocarlo mil veces hasta dejarlo casi perfecto por eso hoy me sigue sirviendo... No desesperes, volveran las musas, la inspiracion, las palabras a llenarse de sentido, llamalo como mas te guste, a mi me gusta lo que escribes y como lo haces...

    ResponderEliminar